Ventajas de usar lámparas fluorescentes compactas

Las lámparas fluorescentes compactas, más conocidas como LFC o CFLs, permiten ahorros considerables en la iluminación de la casa. Son esos bulbos de tubo enrollado que cada vez usamos más… Y exigen sólo unos pocos cuidados que conviene conocer.

Imagen Ventajas de usar lámparas fluorescentes compa

La eliminación progresiva de las lámparas incandescentes, las bombillas de toda la vida, ha traído a nuestros hogares diferentes tecnologías de iluminación mucho más eficientes. Algunas siguen teniendo precios elevados de compra, a pesar de que ahorran mucho en el consumo eléctrico. Por eso las triunfadoras han sido las lámparas fluorescentes compactas que, aprovechando la tecnología de los tubos fluorescentes de siempre, han permitido sustituir a las lámparas incandescentes, ahorrando en la factura eléctrica, con sistemas de acople similares y ofreciendo una intensidad de luz muy aceptable…

Su principal ventaja frente al bulbo incandescente es que las CFL o LFC tienen una vida útil más larga y ahorran energía. Las mejoras introducidas en esta tecnología, sustituyendo el sistema electromagnético de balastros por uno electrónico, han eliminado el clásico parpadeo de los tubos fluorescentes tradicionales y su chasquido al encenderse.

Cómo producen la luz

La luz que producen las compactas fluorescentes se produce de diferente manera que en las incandescentes. En éstas, la electricidad llega por un hilo de cobre y calienta el filamento, que comienza a brillar. En las fluorescentes compactas, el tubo que contiene argón y vapor de mercurio genera una luz ultravioleta que estimula una capa fluorescente de fósforo dentro del tubo, emitiendo luz.

Por qué tardan en encenderse

Este proceso de emisión de luz puede completarse en un rango de tiempo de 30 segundos a 3 minutos; en general, tardan más las lámparas con reflectores o globos decorativos exteriores que las que simplemente incorporan un tubo enrollado.

Imagen Ventajas de usar lámparas fluorescentes compa

Consejos para sacar partido a las fluorescentes compactas

  • A la hora de insertarla en el casquillo, sujeta la lámpara por la parte plástica blanca inferior, sin tocar el tubo de cristal.
  • No enciendas y apagues interruptores constantemente. Las LFC logran los mayores ahorros cuando están encendidas durante 15 minutos o más…
  • Deja que corra el aire a su alrededor. Estas lámparas son muy sensibles a las temperaturas extremas, por lo que rinden mejor en luminarias abiertas.
  • Protege las lámparas fluorescentes compactas de los elementos atmosféricos si están en el exterior. Comprueba que grado de frío pueden soportar en el embalaje cuando las compres.
  • La presencia de mercurio hace necesario extremar las precauciones si la lámpara se rompe o al deshacerse de ella: importante llevarla a un contenedor de reciclaje específico.
  • ¡Ojo a los sistemas domóticos! Muchas células fotoeléctricas, sensores de movimiento, temporizadores, etc. no están diseñados para funcionar con este tipo de lámparas. Mejor comprobar si son compatibles con el fabricante o en la tienda antes de comprar.

    Más artículos de: Hogar Sano

    Categorías: Iluminación

    Publicado el: 29-06-2015 | Autor: María Tebar

    Publicidad

    TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

    COMENTARIOS

    comments powered by Disqus