Sérum facial

El sérum facial es el producto estrella de una marca cosmética: su néctar; las marcas, se dejan la piel al crear sus serums, pero nosotras, teniendo uno o dos en el armario del baño no nos disciplinamos a usarlo. ¿La razón? No entendemos bien para qué sirve ni tampoco cuándo, cómo y por qué se aplica. Hoy os contamos todos los secretos del sérum facial y cómo incorporarlo a la rutina de belleza: ¡una cuestión realmente importante para todos!

Imagen Serum fa

El sérum facial es un suero con alta capacidad de penetración en las capas más profundas de la piel que actúa de forma intensiva por su alta concentración de principios activos y porque, los buenos, son formulas de nanotecnología. Es un tratamiento que ofrece resultados visibles en muy poco tiempo, porque es el néctar, el verdadero elixir de los activos y características de una marca. Su consistencia suele ser ligera, tipo suero, geloide, cristalina y fresca

El sérum sirve para tratar condiciones específicas de la dermis, así, actúa directamente sobre el problema a tratar que puede ser de nutrición, luminosidad, firmeza, hidratación, exceso de sebo…Es una forma de ofrecerle a nuestra tez una nutrición intensa gracias a un cosmético concentrado, pero no es obligatorio usarlo todo el año.

El sérum se puede emplear como una cura puntual de tres meses, por ejemplo en verano y en invierno. Se trata de darle un plus al cuidado de tu piel en los momentos en los que más lo necesita. Utilizar serum equivale a poner la piel en un estado más alto.

Indicaciones

Todos los productos cosméticos cuentan con una edad a la que es recomendable comenzar. Un sérum se recomienda a partir de los 30 años, pues durante esta etapa comienzan a hacerse presentes los primeros signos del envejecimiento y requerimos de productos específicos que actúen de forma más profunda y completa sobre la piel. El sérum antiedad o revitalizante es propicio para este momento, por ejemplo. No obstante, para pieles más jóvenes y/o agneicas puede funcionar muy bien por su textura no grasa.

Por lo mismo, está especialmente indicado para hombres, ya que tienen la piel más grasa y precisan una rápida absorción.

Imagen Sérum fa

Aplicación

  • Se recomienda aplicar el sérum 2 veces al día, mañana y noche. Si vas a limpiar tu rostro sólo una vez, entonces por la noche, de este modo garantizas que el producto pueda actuar sobre tu piel mientras duermes, potenciando sus efectos.
  • Lo primero que debes hacer es limpiar muy bien tu rostro con un limpiador facial adecuado para tu piel. Los poros deben estar libres de maquillaje y obstrucciones para que el producto penetre.
  • Luego aplica el tónico facial mediante suaves golpecitos sobre la piel o movimientos circulares suaves para remover cualquier residuo de desmaquillante o crema limpiadora. Seca tu piel suavemente y sin frotar.
  • Antes de aplicar sérum, tienes que esperar que el tónico facial se seque por completo naturalmente al aire.
  • Le toca el turno al serum: sólo necesitas unas gotas, las que salen al activar el dosificador, pues debido a su textura ligera y fácil de esparcir no necesitarás mucho producto. Golpea suavemente tu cara con el dedo anular para facilitar la absorción.
  • Seguidamente aplica tu crema hidratante o antiedad y ya estarás lista.

¿En qué se diferencia de la crema hidratante? ¿La sustituye? A pesar de su efectividad es bueno tener claro que este producto no sustituye la crema facial hidratante o antiedad pues estos productos actúan en la capa más superficial de la piel mientras que el sérum lo hace en un nivel más profundo, sirviendo así como complemento en nuestra rutina de belleza. La mayoría de las veces el sérum carece de fragancia.

El sérum no tiene factor protección solar por lo que Claudia recomienda que lo apliques como un complemento antes de tu hidratación de día y de noche.

Información: Carla di Paolo

Más artículos de: Hogar Sano

Categorías: Belleza y salud

Publicado el: 25-06-2015

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus