Protectores antimanchas para alfombras y tapicerías

Los productos quita-manchas se han convertido en un producto habitual entre los detergentes y aditivos para el lavado de ropa en la mayoría de las casas. Lo malo viene cuando las manchas van a parar a piezas que,  por tamaño o composición, no podemos introducir en la lavadora, como alfombras y tapicerías... Ahí entran en juego los protectores anti-manchas, en los que seguro has pensado alguna vez y, quizá, dudado de su eficacia... ¡Resolvemos tus dudas sobre ellos!

Imagen manchas 1

Los protectores de alfombras y tapicerías son finas barreras de origen químico diseñadas para proteger los tejidos que no se pueden lavar de las manchas, la suciedad y también de la electricidad estática.

Las siliconas son uno de estos productos repelentes de manchas. Funcionan muy bien cuando se trata de evitar las manchas de líquidos, ya que repelen el agua, pero no tan bien con otro tipo de suciedad... Los fluoroquímicos consiguen mejorar las propiedades de las siliconas, ya que, además de las manchas procedentes de líquidos, repelen las de grasa. Otra de las ventajas de su utilización frente a los productos hechos con siliconas es que se pueden utilizar sobre fibras de nylon que ya han sido tratadas en origen con productos anti-manchas.

Su modo de funcionamiento es simple: estos tratamientos textiles químicos cubre los tejidos con un fino velo que la mancha no puede atravesar, por lo que la suciedad no penetra, y es mucho más fácil de retirar al ser superficial. En el día a día, las alfombras y tapicerías tratadas con estos fluoroquímicos son más fáciles de limpiar y además se mantienen limpias durante más tiempo.

Imagen manchas 2

Aún así, es necesario tener algunas precauciones, por ejemplo, aspirar las tapicerías y alfombras regularmente y limpiar las manchas lo antes posible. Esto se hace con un paño o papel absorbente en caso de que se haya producido un derramamiento de líquidos. Si se trata de una mancha  sólida o semisólida, es primordial retirar los restos con un cuchillo o una cuchara. Después hay que pasar un trapo humedecido en agua. Si con ello no se consigue eliminar la mancha, es necesario emplear un producto de limpieza especial para . Sólo en último caso se debe emplear un quitamanchas con disolventer orgánicos, teniendo la precaución de probar antes en una zona poco visible de la moqueta, alfombra o tapicería.

Para aplicar el producto (lo puede hacer un técnico o uno mismo), hay que tener en cuenta que es necesario esperar entre unas horas y 2-4 días (según producto) sin hacer uso de los textiles tratados, retirar mascotas y niños de la habitación, airear la estancia todo lo posible y evitar el contacto con la piel desnuda. Las marcas más conocidas en nuestro país para esta aplicación son ScotchGuard de 3M y Teflon Advanced de DuPont.

En concreto ScotchGuard fue retirado un tiempo del mercado por utilizar sulfonato de perfluoroctano sulfonato (PFOS) en su composición. Se trata de un producto que tiene un impacto negativo sobre el medio ambiente, y que ha sido sustituido por fórmulas más respetuosas con el entorno y la salud de las personas, y que han obtenido la aprobación de la EPA y otras agencias de protección del medio ambiente de muchos países del mundo.

Fotografías: QUick Dry NH

Más artículos de: Hogar Sano

Publicado el: 04-11-2013 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus