La oficina en casa: cómo organizarla

Montar una oficina en casa es siempre posible por pequeño que sea el espacio del que dispones. Puedes hacerlo en una esquina del salón o en un rincón del dormitorio. Pero lo mejor es una estancia propia en la que puedas tener todo ordenado.

Las nuevas tecnologías y  forma de trabajo han traido a los hogares un espacio que antes  existía sólo en algunas casas bajo el nombre de "despacho". Hoy, con un parque de ordenadores cada vez más extenso y una  red de internet que alcanza ya a un alto porcentaje de los hogares, disponer de una oficina es casi una necesidad. 

El área de trabajo

Si el uso que se le va a dar son incursiones esporádicas para navegar por Internet o imprimir algún pequeño trabajo no hace falta gran cosa. Apenas una mesa de ordenador que disponga de un espacio extra para la impresora. Con modelos de mesa cada vez más pequeños, cualquier rincón en el salón, en el dormitorio, en un armario, en un distribuidor amplio o bajo el hueco de la escalera puede servir.

Imagen La oficina en casa; cómo organiza

Pero si se trabaja en casa a tiempo completo o unas cuantas horas cada día conviene tener una habitación destinada específicamente a este uso.

La iluminación

Un espacio dotado de luz natural regulable mediante persianas, estores translúcidos o screen (35 a 65 €/ m2 en función de calidad del tejido) o venecianas (de 28 a 50 €/m2 dependiendo del ancho de las lamas) es lo ideal. Es importante que el ordenador esté situado siempre de espaldas a la luz para evitar reflejos en la pantalla y también iluminar la pared tras el ordenador con luz artificial cuando se trabaja por la noche para reducir el esfuerzo visual. Si la estancia recibe poca luz natural, entonces es importante buscar una iluminación parecida a la natural instalada a unos 70 cm sobre la mesa de trabajo.

Imagen La oficina en casa: cómo organiz

El color de las paredes

Básicamente se trata de crear un espacio que favorezca la concentración. Las paredes de colores neutros, aunque no necesariamente claros, parecen las más adecuadas. Si el espacio está inundado de luz natural, puedes pensar en poner un tono más oscuro, quizá un chocolate o verde. Si la orientación es a Norte, cuidado con los azules y los grises, que dan un aspecto frío e impersonal. Si por el contrario, el sol es tu compañero de trabajo, puedes permitirte estos colores fríos sin ningún problema. En general, cualquier tono ahumado (con mezcla de gris) de los que son tendencia ahora ­-malvas, verde olivo, azul verdoso, naranja empolvado- quedará francamente bien.

Imagen La oficina en casa: cómo organiz

Los equipos

Ordenador. En función del trabajo, hay que valorar la opción de trabajar con un portátil (por ejemplo si se hacen viajes o si la casa es pequeña y hay habitaciones de usos compartidos). Pero si se realiza el trabajo siempre en el mismo sitio o se realiza un trabajo gráfico, entonces quizá sea más conveniente disponer de un ordenador fijo.

Impresora. Hay dos opciones en cuanto a tipo de tinta: la impresora láser y la de inyección de tinta. Otra vez hay que optar por una u otra de acuerdo con el tipo de trabajo y las necesidades de impresión en cuanto a calidad y cantidad. En cualquier caso, es  interesante optar por una impresora Wi-Fi cuando se trabaja con portátil, o cuando la familia dispone de más de un ordenador.

Conexión a Internet.  Una de las exigencias de cualquier oficina es disponer de una línea telefónica con una buena conexión de banda ancha (ADSL o cable). Si el trabajo se realiza con un portátil, es necesaria una conexión inalámbrica y un router Wi-Fi. Las operadoras telefónicas disponen de múltiples ofertas y suelen entregar gratuitamente el router.

Puntos de luz. Tener un número suficiente de enchufes es de suma importancia para no abusar del uso de regletas. También disponer de estabilizadores de voltaje (unos 20 €) para proteger de una posible subida de tensión que ‘fulmine’ los equipos. Actualmente se comercializan unos dispositivos bastante económicos que combinan ambos usos, y que, al tiempo, interrumpen el paso del cable de teléfono y de antena para proteger de los picos de voltaje.

Imagen La oficina en casa: cómo organiz

El escritorio y la silla

Si el espacio es pequeño y a veces se cambia de sitio de trabajo en función de las necesidades de la familia entonces conviene disponer de una pequeña mesa móvil (a partir de 60 €) en la que quepa el ordenador y poco más. Si trabajas con portátil no necesitas que disponga de tabla deslizante para el teclado. Si el espacio es muy amplio, entonces un escritorio en forma de L es lo más cómodo, con un ala situada para el trabajo de ordenador y el resto de la mesa para despachar los asuntos de oficina, realizar diseños, maquetas. También puede ser útil un centro de trabajo, con mesa y estantería integrada ( entre 60 y 90 €). Para recibir visitas, el escritorio debe centrarse en la habitación.

En cualquier caso la superficie mate y clara para evitar que refleje la luz causando fatiga visual: el gris claro o tonos abedul o haya suelen ser una buena elección.

La silla de trabajo (a partir de 75 € un modelo básico pero aceptable) debe tener reposabrazos, cinco ruedas, ser regulable en altura y permitir la movilidad del respaldo. La inversión en ella debe ser directamente proporcional al número de horas de trabajo. Un reposapiés de calidad (parten de 20 €, pero los modelos ergonómicos antideslizantes cuestan unos 75 €) y también es indispensable  para la salud de la espalda y una buena circulación. La pantalla y el teclado deben situarse a 50 cm de los ojos y en un arco de entre 10 y 60 grados de la línea horizontal de la vista.

Imagen La oficina en casa: cómo organiz

Orden y almacenaje

Un pequeño book con ruedas (a partir de 30 €) en el que almacenar los consumibles (CDs, cartuchos, tonner…), el papel, etc. es un gran aliado de la oficina en casa. Se puede colocar cerca una estantería alta en la que situar estos accesorios y también los revisteros, las bandejas y las cajas de almacenaje. Si las necesidades de espacio son escasas, unas baldas sencillas situadas asimétricamente a diferentes alturas dan un toque personal y acogedor a la oficina. Sólo en casos muy específicos será necesario disponer de un archivador, ya que suelen tener mucho fondo.

Ocultar los cables y limpieza

Para evitar la acumulación de polvo y posibles caídas absurdas al tropezar con los cables, conviene preveer el uso de canaletas o de mangueras específicas (a partir de 9 €) que oculten el cableado de los equipos. El uso de un plumero o gamuza atrapapolvo será necesario casi a diario ya que los equipos atraen el polvo a causa de la electricidad estática.

Imagen La oficina en casa. cómo organiz

Fotografías: Inhouse Interiors, Mac&Mac, JML, Schneider Electric

Más artículos de: Informes

Publicado el: 01-06-2011 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus